viernes, 4 de septiembre de 2009

Hace poco menos de mes y medio llegaba a Honduras con la casi certeza de que Manuel Zelaya no iba a entrar, y aun no lo ha hecho. Casi con lo puesto, con la intención de que aquello no durase mucho, unos 4 días, una semana. Pero fue hasta hoy. Con una salida medio precipitada, con destino a Guatemala, a fotografiar las hambrunas, con parada obligada para rendir tributo a un compañero que se metió en el ambiente más peligroso. Las Maras.
Algún hijo de puta apretó el gatillo porque estorbaba la mirada de Cristian Poveda. Pero el trabajo ya estaba hecho. Ya se había mostrado en algunos sitios. ¿Qué sentido tenía silenciarle?. Con tristeza hablan sus compañeros, mientras uno dice "pero si por la mañana me había mandado un mail".

3 comentarios:

Miguel Ángel Santos dijo...

Ha sido una pérdida muy grande para todos.
Mucho ánimo compañero y gracias por estar al filo de la noticia en un lugar donde realmente te juegas el tipo.

Sylvain Cherkaoui dijo...

Vaya bajón cunado cuando me enterer de su asesinato.
Cuidado en Guatemala, Angel N. ha tenido unos disgustos allí.
Enhorabuena por lo del Mundo, sigo tus noticias.
Un abrazo
Syl

Anónimo dijo...

Te juro que me tienes con el corazón en un puño!! Qué buen trabajo estás haciendo. Es apasionante!! Pero, por favor no te la juegues. Tu vida vale más que todo, y el mundo no va a cambiar por más que algunos, con toda la nobleza del mundo, denunciéis lo que nadie se atreve a hacer.

Un abrazo enorme, amigo.

Edu